jueves, 24 de mayo de 2012

Sistema Penal Colombiano




Colombia se ha comprometido a construir un sistema de justicia que sea equitativo y eficaz. Las reformas garantizarán que el sistema sea transparente como accesible e independiente. Estas reformas eficaces constituyen un elemento clave en el restablecimiento de la confianza del público en el Estado. Los problemas de Colombia involucran el sistema de justicia penal en su totalidad. Igualmente, afectan una serie de dependencias del gobierno en las tres ramas de su actividad. La rama ejecutiva trabaja estrechamente con la legislativa y la rama judicial para asegurar una efectiva coordinación e implantación de estas estrategias.

Gracias al sistema penal acusatorio relativamente nuevo casos que se resolvían en el sistema mixto en años, ahora se resuelve en meses, pero es realmente eficiente?

Para responder estas preguntas existen varios escenarios en los que se podrían responder esta pregunta:

1.       Robo de celulares: Actualmente las penas que se dan a delincuentes que son capturados cometiendo este delito son puestos en libertad en tres o cuatros horas, lo cual es inaudito, ya que por estos deficientes castigos impuestos a estas personas, día a día estamos observando el incremento en robo a personas para quitarles los aparatos, e incluso se ha llegado al homicidio por un simple teléfono.

Para contrarrestar y reducir un poco las estadísticas en este mecanismo delictivo, se deben endurecer las penas impuestas a personas que sean capturadas infraganti y darles penas ejemplares para frenar este delito.

En este punto también podríamos incluir los deficientes castigos para el robo de autopartes de carros y vehículos de movilidad, que la igual que para el caso anterior vemos que las penas son insólitas, y que como consecuencia a esto se han ido aumentando los casos de robo a los automotores.

Actualmente está en debato una ley para endurecer los castigos para estos dos delitos en donde si un delincuente es sancionado robando un celular, podrá ser condenado a 15 o 20 días de cárcel, pero si reincide en el delito después de recuperar su libertad, purgará una condena de hasta de 4 años y si vuelve a reincidir en la conducta delictiva, podrá ser condenado hasta a 8 años de prisión.[1]

Pero hasta que esto entre en vigencia hay que tomar medidas drásticas contra el hurto de celulares y autopartes.

2.       Abuso de menores de edad: El abuso sexual se ha incrementado y eso, sólo en los casos conocidos aunque probablemente ello representa únicamente una pequeña parte de incidencia real, que día a día vemos numerosos casos en donde no hay un castigo ejemplar contra estos delicuentes. Es bien sabido que en nuestro país actualmente las penas para sindicados de abuso o asalto sexual contra menores de edad son muy flexibles.

Probablemente en una sociedad como la nuestra, la cual está acostumbrada a pasar casi desapercibido este tipo de hechos, y es por esto que se tiene una corta historia como objeto de atención de profesionales con respecto a esto, los cuales siempre piden una rehabilitación para el sujeto abusador, tolerancia o poca atención a estos hechos.

Debido al incremento estos casos, cada vez más comunes, debemos tomar cartas en el asunto, pero que se puede hacer?

Primero que todo hay que endurecer las penas y castigos para estos individuos, que los tiempos de cárcel sean mucho mayores, hemos visto casos en donde a un violador y asesino de un niño se le imponen de 10 a 15 años es esto suficiente para pagar por el crimen?

Segundo también es de conocimiento público que una persona que comete este delito, es una persona enferma y de esta forma se deben tomar, además de una fuerte condena se deben implementar terapias sicológicas y siquiátricas para manejar esta anomalía de la personalidad, brindando un seguimiento continúo al delincuente, para que cuando cumplan su tiempo de condena puedan ser reinsertados a la vida social.

3.       Venta ilegal de armas: La venta y portación de armas de fuego es un delito que afecta gravemente a la sociedad ya que aumenta el nivel de riesgo civil por ende incrementa el índice de delitos derivados de esta actividad tales como narcotráfico, narcomenudeo, asaltos, robos, homicidios e incluso suicidios.

Debido a que no se tiene un control sobre las armas que se tienen dentro de una ciudad, es más difícil que las fuerzas policiales o militares tengan una efectiva intervención en el caso de tratar de neutralizar un delito efectuado a mano armada, ya que se ha comprobado que la mayoría de las veces los delincuentes que portan armas de fuego para realizar delitos llegan a tener mas y mejores armas de las que la autoridad competente puede utilizar en el momento.[2]

Por este hecho en donde actualmente la pena para este delito es de 9 a 12 años de cárcel, pero que para la realidad de nuestra sociedad no se aplican efectivamente, se podría decir que la pena concuerda con el tipo de delito, pero que es poco aplicable por lo mencionado anteriormente lo cual es que al no tener el censo de la cantidad de armas existentes es muy difícil controlar la venta indiscriminada de armas, consecuente a esto lo primordial es empezar por saber con cuantas armas legales contamos.

4.       Venta ilegal de medicamentos: En nuestro país existe un mercado negro de elaboración y venta de medicamentos adulterados, lo que implica un problema directo en la salud de nuestros habitantes.

Al igual que en los casos anteriores se debe tener mano dura en el momento de imponer penas a delincuentes que cometan este delito, además de esto se deben aumentar las investigaciones para poder encontrar posibles fábricas ilegales de productos farmacéuticos para evitar que salgan al mercado y que causen una tragedia por intoxicación.

Como vemos estos son sólo algunos casos en donde nuestro sistema penal es muy deficiente ya sea por abuso de las suspensiones y los aplazamientos de las audiencias orales y la lectura de las intervenciones en las mismas, la elaboración de programas metodológicos 'a formato' que no están orientados a la resolución del caso en concreto, la falta de filtros para las denuncias por conductas que no constituyen delito y la deficiente aplicación del principio de oportunidad[3], todo esto afecta un debido y eficiente proceso lo cual finalizará con una pena mal impuesta y posiblemente injusta.




[1] http://www.rcnradio.com/node/99324
[2] http://www.elpais.com.co/elpais/judicial/abc-ley-seguridad-ciudadana-en-colombia
[3] http://www.elpais.com.co/elpais/judicial/noticias/tres-fallas-aquejan-sistema-penal-acusatorio-colombia

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada